Desde el pasado mes de octubre y hasta el próximo 13 de enero la Fundación Mapfre (C/ Diputación nº 250) nos ofrece, por primera vez, un acercamiento a las historias cruzadas de dos grandes artistas contemporáneos: Pablo Ruiz Picasso (1881-1973) nacido en Málaga y François Marie Martínez-Picabia y Davanne (1879-1953), de madre francesa y padre hispanocubano nacido en París-, así como a su relación y actitud ante una misma realidad cambiante. Si bien en un principio parece tratarse de figuras casi antagónicas en su manera de entender el arte, en esta exposición descubrimos muchos puntos en común en su obra, lo que nos permite conocer mejor su ambigua y singular relación.
De forma paralela a la trayectoria de cada uno de ellos, la muestra «Picasso-Picabia. La pintura en cuestión» hace un recorrido por la historia del arte desde la aparición del cubismo hacia 1910, pasando por el dadaísmo en 1915- del que Picabia es sin duda uno de sus protagonistas-,  sin olvidar los años 1925-1928, cuando ambos artistas comparten el gusto por lo que hemos querido denominar «clasicismo monstruoso». Finaliza con una selección de sus últimos lienzos: si Picasso vuelve incasablemente a la figura humana hasta su muerte en 1973, Picabia cuya carrera se detiene en 1953, reduce el acto a pintar a sutiles monocromos salpicados por puntos. 
En definitiva, la exposición compuesta por más de ciento cincuenta de piezas entre pinturas, artes gráficas y documentos de archivo nos propone analizar el diálogo que se establece entre las obras de Picasso y Picabia y mostrar los vínculos reales o imaginados entre ellos.
El precio de la entrada general es de 3.-euros excepto los lunes que la entrada es gratuita en su horario de apertura completo de 14:00 a 20:00 horas. El horario el resto de la semana es de martes a sábado de 10:00 a 20:00 horas y los domingos y festivos de 11:00 a 19:00 horas.
¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Ayúdame y comparte el artículo
José Luis López

José Luis López

Informació de la bio

Deja una respuesta